O Savona o a elecciones

El pacto de gobierno entre el M5S y la Lega se ha roto en la tarde de ayer tras el veto del Presidente de la República al nombramiento de Savona como Ministro de la Economía y Finanzas, pues la Lega liderada por Matteo Salvini anunció en los días anteriores que la formación del gobierno no habría visto la luz si el veto se hubiese materializado. Hemos presenciado un choque institucional que ha vertido sobre el rol que detiene el Presidente de la República.

Por un lado M5S y Lega han querido imponer el nombre de Savona ninguneando las prerrogativas del Presidente, al que compete según el art. 92 de la Constitución el nombramiento de acuerdo con el Primer Ministro. Por el otro lado el Presidente Mattarella no podía dejar que la institución de la Presidencia de la República quedara golpeada en sus prerrogativas y consecuentemente ha hecho uso de ellas limitándose a descartar el nombre de Savona como Ministro de Economía y Finanzas pero aceptando todos los demás candidatos a cubrir los otros ministerios. El mismo Presidente intenté evitar esta situación, preguntando incluso por la candidatura de la mano derecha de Salvini, el economista bocconiano Giorgetti. Pero Lega y M5S se mostraron indisponibles a cualquier otra solución. El candidato a Primer Ministro el Prof. Giuseppe Conte, asimismo, intentó mediar entre los dos partidos, pues a él correspondía proponer los candidatos a ministro. Pero su figura, desconocida a la opinión pública y sin experiencia política y administrativa, estaba abocada a interpretar el rol de ejecutor del acuerdo de gobierno, privando al Presidente del Consejo de Ministros de las competencias de guía y coordinación de la acción de gobierno que la Constitución le asigna.

Volviendo al casus belli, el ministerio de economía es el más importante y delicado, no solo porqué gestiona la cartera más importante del gobierno sino también porqué la personalidad que lo dirige es la encargada de entablar las discusiones y negociaciones en las cumbres europeas e internacionales. Para un País como Italia que detiene una deuda pública del 132% del PIB la personalidad que dirige tal ministerio debe tener una cierta autoridad en el consenso internacional y unas posiciones políticas que no asusten a los mercados financieros. Este último aspecto es el que ha llevado al Presidente Mattarella a vetar el nombramiento de Savona, pues sus ideas acerca de la posibilidad de negociar la salida del euro de Italia no es acorde con los tratados internacionales que Italia se ha comprometido a respetar y ni siquiera ha sido objeto de la campaña electoral. Por otro lado es cierto que el programa acordado entre los dos partidos no preveía la discusión de la participación de Italia en la zona euro.

La ruptura del pacto de gobierno podría parecer una renuncia de los dos partidos a cogerse la responsabilidad de gobernar basándose en un programa de gobierno frágil y arriesgado, lleno de promesas imposibles de mantener. Resulta difícil de entender sino que el trabajo llevado a cabo por ambos durante las últimas semanas para elaborar conjuntamente un programa de gobierno salte por el aire solamente porque haya caído el veto sobre el economista candidato a Ministro de Economía. Si el economista Savona era una personalidad tan importante para la Lega no se entiende por qué no fue un candidato de este partido en las elecciones de marzo, tampoco se entiende porqué su nombre haya salido a la luz solo en las últimas semanas. Podríamos pensar que la Lega, consciente de la dificultad de gobernar como socio minoritario con el M5S, haya querido buscar una salida que podría no solo sacarla de los apuros de gobernar sino que también le daría la ocasión de lanzarse en la próxima campaña electoral y aumentar su consenso focalizándose en la contraposición entre la defensa de la soberanía nacional y los intereses de la Unión Europea a guía franco-alemana.

La decisión del Presidente Mattarella no habrá sido fácil de tomar pero se ha visto obligado ante la negativa de los dos partidos, en especial de la Lega, de proponer otro nombre, asimismo por las tensiones que los títulos de deuda pública han sufrido en los mercados financieros con el diferencial entre los títulos de deuda pública italiana y alemana que se ha disparado en pocos días de 130 a más de 200 puntos. Habrá que ver si la decisión tomada por el Presidente motivada en la defensa del ahorros de los italianos ha sido la acertada pues ante la posibilidad de tener un gobierno político esta semana nos encontramos ahora ante la posibilidad de la formación de un gobierno técnico que se encargará de llevar el país hacia nuevas elecciones políticas después del verano.

Nos atiende una campaña electoral muy larga que empezó en la noche de ayer y que se jugará en la exagerada contraposición entre defensores de la soberanía nacional y defensores de las élites europeas, entre la defensa de los intereses de los ciudadanos y los intereses de los mercados financieros. Un referéndum sobre el euro y la pertenencia a la UE. Una batalla por Europa. Una Unión Europea prisionera de los intereses nacionales y cuya reforma es necesaria para evitar que se resquebraje.

D.P.

 

Post a comment